Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Crisafulli-Nataine

Un lunes 9 de Junio del año 2014, y después de imponerse en un ballotage por 53% de los electores, iniciaba la conducción de la Universidad Nacional del Comahue, el Rector Gustavo Crisafulli en su alianza con el Vicerrector Daniel Nataine. Ambos personalizando el Proyecto ¨Debate Abierto Universitario¨ (DAU).

Desde el claustro nodocente, dos agrupaciones políticas conformaron el cogobierno de la formula: ¨Reunco¨ respaldando a Crisafulli y el ¨Colectivo¨ que se referenció con Nataine.

Los candidatos dijeron haber realizado un estudio profundo sobre las deficiencias institucionales, académicas, económicas y sociales de la Universidad, lo que requerían generar un cambio político profundo para llevar a la institución a lo más alto; se proponían desarrollar programas integradores que posibiliten tener más egresados; poner de relieve la capacidad de nuestra universidad ante los conflictos de nuestra sociedad, aportando imparcialidad a la resolución de los conflictos; orientar herramientas de gestión que permitan solucionar los problemas edilicios y del presupuesto universitario.

El Debate Abierto Universitario ¨DAU¨ se presentó como una corriente universitaria, compuesta por miembros de los cuatro claustros que pretendía, entre otros objetivos, introducir en el seno de la universidad la idea de construir políticas universitarias a partir de la identidad Regional, en diálogo con el contexto nacional y latinoamericano; y de esta manera hacer eficaz la capacidad educadora, propia de nuestra comunidad académica, como constructora legítima de la democracia, promotora de la inclusión de los argentinos en la vida social, activadora permanente de la cultura nacional y productora de una política sistemática sobre la práctica social de la educación.

La plataforma política, sostenida en la campaña de Crisafulli-Nataine, se sustentó en presentar una propuesta abierta al diálogo y el debate, generando  una verdadera propuesta de cambio.

Frente a la claridad de ideas inclusivas y la necesidad de un ¨cambio¨ que permitiera el despegue definitivo de Comahue, quién se podría negar a respaldar la propuesta con semejante declaración de principios?.

A tres años de gestión, queda evidenciado que dicha declaración de principios, quedó en un nivel de expresión y que el Debate Abierto Universitario nunca apareció, es más, se puede afirmar que al día siguiente de asumido el poder, el debate abierto se cerró.

La evaluación del trabajo realizado en las políticas académicas; de investigación y extensión, serán definiciones de la autocrítica que deberán darse al interior de la alianza DAU; lo que sí cabe al claustro es la evaluación de la gestión de gobierno, que por su acción transversal, interviene directamente en los procesos técnico-administrativos y de servicios que desarrollan los compañeros nodocentes.

En este sentido, es importante enumerar algunas de las medidas políticas sobresalientes, que fueron toda una definición, para caracterizar la relación que decidieron mantener con nuestro claustro:

  1. Incumplimiento de la paritaria firmada con la Universidad Nacional del Comahue (gestión Vega-Silva) por la que ocho compañeros contratados pasaron a planta permanente. El caso emblemático estuvo relacionado con un compañero de la Secretaría de Extensión, a quien sin justificación alguna, la gestión de Crisafulli-Nataine decidió la finalización del contrato. Ante el hecho, la justicia federal determinó viable la medida de no innovar y obligó a dar continuidad a la relación laboral. Recientemente, la misma instancia judicial, convalidó la legalidad y legitimidad del acta paritaria firmada por la APUNC-UNCo. y desconocida por la gestión Crisafulli-Nataine.

  2. Iniciaron la persecución política a compañeros por su militancia, dejándolos sin funciones y condenados al ostracismo.

  3. Incumplimiento de sentencias judiciales que reconocen derechos a los compañeros nodocentes por el sólo hecho de estar cercanos a la lista blanca de extracción sindical.

  4. Abolieron, de hecho, el Convenio Colectivo de Trabajo y la Resolución N° 980/04 (régimen de concursos), impidiendo el ingreso y ascenso a la carrera nodocente, que demandó años de lucha sindical para acceder a una carrera que convalide los derechos laborales de los trabajadores de las instituciones públicas universitarias. No existe registro de llamados a concursos en la presente gestión aprobados por resolución rectoral.

  5. Desguazaron y desmantelaron los sectores que venían sosteniendo el mantenimiento y servicios de la Universidad con personal en relación de dependencia; y lo tercerizaron de hecho con prestadores ¨contratados¨ que suplantaron el trabajo de función nodocente.

  6. Las numerosas categorías vacantes por jubilaciones, han sido saqueadas para configurar un fondo que financie las actividades de funcionamiento de la Unco. y/o la consolidación de regularización de planta docente en unidades académicas que no cuentan con el crédito suficiente para atender la misma.

  7. Crearon la figura de asesores con sueldos de excelencia, para reemplazar la función jerarquizada de los Directores de carrera nodocentes, muchos de ellos hoy sin misiones ni funciones, duplicando e incrementando los costos de salarios.

  8. En cada sector de la Universidad acordaron, con la complicidad de secretarios, decanos y dirigentes de los espacios políticos  Reunco y Colectivo, contratos precarizados para sostener la tarea nodocente de carácter permanente y el ascenso de ¨Mayor Jerarquía¨ y/o ¨Asignación Transitoria de Funciones¨ por tiempo indeterminado, armando un verdadero sistema clientelar que nada tiene que ver con la declaración de principios planteada inicialmente.

  9. Implementaron un régimen de investigaciones administrativas (RIA) sin el debido acuerdo paritario que ha generado una verdadera caza de brujas a partir de la sanción de la resolución 843/15. Con esta medida han buscado castigar y disciplinar al sector nodocente. La saña llevó a Crisafulli junto con Nataine, a recorrer personalmente los consejos directivos de las facultades y de la administración central, con el claro objetivo de justificar la decisión tomada en función de la necesidad de contar con una herramienta legal que ayude a poner en orden los circuitos administrativos gestionados por los trabajadores.

  10. Desplazaron arbitrariamente a compañeros, mediante el empleo de sumarios infundados que ponen un manto de sospecha sobre los trabajadores, sometiéndolos a largos procesos de angustia e incertidumbre, mientras le saquearon el puesto de trabajo.

  11. En los tres años que han estado al frente de la gestión no han inaugurado un metro cuadrado destinado a mejorar las condiciones de infraestructura edilicia del sector administrativo, por el contrario seguimos trabajando en lugares hacinados y con riesgo de seguridad e higiene producto de la precarización del puesto de trabajo. Llevamos más de nueve meses sin el suministro de gas debido a la inoperancia del Secretario General y el Subsecretario de Administración y Servicios que diariamente ensayan explicaciones injustificables y que, en otras reparticiones públicas, ya hubieran ¨renunciado¨.  La falta de calefacción ha afectado la salud de los compañeros quienes, a pesar de la insensibilidad de la conducción política del rectorado, siguen prestando su tarea en condiciones infrahumanas.

  12. Cuando los efectos de las políticas erráticas amenazan la institucionalidad,  ponen de rehén a nuestro sector que debe mantenerse en la orfandad del respaldo político, realizando sus tarea en condiciones de extrema inseguridad física y psíquica. Un ejemplo nos remite al conflicto que tienen con el servicio de limpieza del Complejo Universitario de General Roca. Lleva un año y medio el proceso de licitación, sin que se defina la regularización del mismo, lo que ha conllevado al enfrentamiento de trabajadores contra trabajadores.

  13. La falta de acceso a la información institucional, no quedó ajena a la mezquindad con la que han administrado la ¨gestión¨ de la universidad. En forma recurrente se han solicitado los informes, inclusive con intermediación de cartas documentos,  sin tener acceso a la misma. Tal estrategia, les ha permitido que los representantes naturales de los intereses del sector nodocente, no puedan clarificar la verdadera situación económico-financiera con que están dejando la universidad, a un año de terminar la gestión.

  14. En la última sesión del Consejo Superior, a instancia de discutir la situación económico-financiera de la obra social (SOSUNC) impulsaron  que se cubra con el aportes salarial de los trabajadores, el déficit estructural disparado por los mayores costos de las prestaciones médicas y medicamentos efecto de la inflación que padecen los sectores más vulnerables del país. En este sentido, pretendieron que asumamos el rol de verdugos de la gestión administrativa de SOSUNC, sabiendo que existe un Consejo Directivo tripartito representado por docentes; nodocentes y miembros del Consejo Superior responsables de gestionar las prestaciones de salud de los empleados universitaria .

De esta descripción de las principales acciones de gobierno que ha impulsado la conducción CRISAFULLI y NATAINE, se desprende que el proyecto de Debate Abierto Universitario ha fracasado y que en el último año de gestión no podrán abordar su plan de gobierno, por la simple razón de que nunca existió. Impulsaron primero la declaración de Emergencia Edilicia; después fueron por la Declaración de Emergencia Económico-Financieras;  herramientas importantes para la toma de decisiones en situaciones de contingencia. No obstante, fueron utilizadas para ¨acomodar¨el recurrente desorden económico-financiero: contrataciones directas; transferencias de partidas; gestión acotada a los responsables académicos-administrativos (decanos y rectorado), sin la intervención de los claustros (Consejo Superior); ausencia de la Asamblea Universitaria que por Estatuto están obligados a llamarla anualmente; etc,.   

Desde nuestro espacio, prudentes y responsables, hemos venido acompañando cada medida y hemos sabido esperar entendiendo que no son tiempos de confrontación interna. Tal vez, lo que ha faltado tiene que ver con un liderazgo claro que defina el rumbo a una comunidad universitaria que se ha mostrado madura y paciente, esperanzada en aquella propuesta abierta al diálogo y el debate inclusivo, comprometida con un verdadero cambio.

El legado que está dejando CRISAFULLI y NATAINE será difícil de remontar para los aspirantes a conducir la gestión política de la Universidad Nacional del Comahue, entre los años  2018-2022, y si no somos capaces de aunar esfuerzos para mejorar nuestra relación interna, seguiremos padeciendo conducciones que dejan una pesada herencia, y que seguramente nos tocará remontar a los trabajadores Nodocentes.  

 

Comisión Directiva

ASOCIACIÓN DEL PERSONAL NODOCENTE

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL COMAHUE

 

 

¨Sólo los trabajadores, salvarán a los trabajadores¨